<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://draft.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18701410\x26blogName\x3d%C2%BFY+a+ti+a%C3%BAn+te+cuentan+cuentos?\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://sherezadecuentacuentos.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttps://sherezadecuentacuentos.blogspot.com/\x26vt\x3d-1168995772547988053', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

¿Y a ti aún te cuentan cuentos?

 

La vie en gris

Últimamente vivo tanto en gris que siempre cruzo mal en los semáforos…

Te echo tanto de menos que ya no puedo mirarte las veces en que estás y no te veo. Tengo la piel anidada de silencios, de lágrimas maquilladas y de sonrisas de propaganda que reparto como si estuviese a la puerta del metro. Si te paras a mirar, descubres que no es verdad, que es sólo publicidad engañosa de un presente que se desdibuja un poco más cada noche, cuando lloro a escondidas y tú ya no me oyes.

Te echo tanto de menos que evito las calles en las que fuimos por no pararme a hacer cuentas de la vieja. Por no escuchar el silencio que me martillea constantemente, las palabras que por no oírlas se me pudren en las manos. Las frases que por oírlas demasiado no pintan las tardes de domingo de otro color más vivo. Donde recuerdo que hubo un día en el que sí creía que me querías y que el amor no tenía escala de grises, cuando el cariño lo guardábamos para los desconocidos. Al final, como siempre, termino creando el limo corrosivo que atesoro cuando persigo tu rastro en la pantalla, el único sitio donde aún estás, donde aún puedo seguirte. Donde sé que puedes enviarme señales de humo y no lo haces. Y duele, pero no como antes. Y da miedo, precisamente por eso. Porque he perdido el rastro de tus palabras, aquí o en la puerta del frigorífico, ya no soy capaz de encontrar las migas de pan que, incluso a destiempo, siempre nos unieron.

Te echo tanto de menos. Y lo peor es que sé que lo sabes.

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

At 1:29 p. m., Anonymous jesus said...

la escala de grises... evidentemente no está hecha para nosotros. Ni para ti, ni para mí. Aunque en los últimos tiempos llame a nuestras puertas con insistencia.    



At 4:52 p. m., Blogger FeoMontes said...

Sí, es lo peor; la otra parte lo sabe, y nosotros sabemos que lo sabe.
Preciosa forma de explicar el vacío del corazón. Precioso.    



At 7:36 p. m., Blogger Beauséant said...

no soy nadie para estropear el final, pero, a veces, no lo saben. Y eso es aún más terrible, porque rehacen sus vidas sin darse cuenta de la imposibilidad de sus actos...    



At 7:49 a. m., Blogger V said...

el problema es que no siempre hay algo que saber... imaginemos la vida en blanco y negro, por lo menos será más sugerente    



At 3:57 p. m., Blogger Pájaro Africano said...

Debe ser una moda esto de los grises, porque no encuentro nada de color en ningún escaparate. Saludos.    



At 9:40 a. m., Blogger respira hueón, respira said...

Hola, debo confesarme como una especie de acosador o psicopata de tu blog, pq hace un tiempo que lo vengo observando desde un lugar en que él no me podia ver...pero supongo que era momento de decir hola

hola!

PD: Quizás nuestros colores para las mariposas son en realidad una escala de grises...al final creo que los colores estan sobrevalorados, y los grises pueden llegar a ser muy bellos

Saludos!    



At 12:11 a. m., Anonymous Anónimo said...

Hola, Elena.

Primero que nada, un honor haberle leído por ese medio (para mí) tan informal. Lejos de ser un saludo pues obviamente va con tintes legales, pero bueno, para mí no deja de ser una grata sorpresa.

Tal vez por las prisas o la falta de atención, pero no me detuve a asegurarme de que en efecto, "Elena -sin h-" era la autora. Ví dicho nombre, claro que sí, pero ante la duda me limité sólo a poner el texto entre comillas y hacer lo más evidente posible el hecho de que no es mío.

Soy un tarado realmente y aún no concibo la magnitud del asunto, qué cosa sería lo peor que podría hacer: Llegar a nombrar al autor equivocado, no nombrar a nadie en dado caso o llegar al extremo de privar a más ojos de verlo por culpa de mi falta de precauciones.

Prefiero pedir disculpas o afrontar cualquier tipo de consecuencia a negarme ese capricho.

No estoy acostumbrado a los 'Blogs' y se me dificulta apreciar todo detalle en ellos o en su gran mayoría.

Claro que pensaba borrarlo, no es nada cómodo saber que "abusas" así de pensamiento ajeno, me ví en la necesidad de mantenerlo publicado debído a datos personales en el libro de visitas los cuales no había tenido el tiempo para guardar en otro sitio, quitaba su texto y los datos igual se marchaban.

Y bueno, ya habiendo intentado justificarme no me queda más que agradecerle el haberse tomado su tiempo en aclararme tan gran detalle.

Mis más sinceras disculpas, de verdad.

Un gran saludo.



-Pulvercity-.    



» Publicar un comentario
 
   

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.




© 2006 ¿Y a ti aún te cuentan cuentos? | Blogger Templates by Gecko & Fly.
Ninguna parte del contenido de este blog deberá ser reproducida sin el consentimiento previo de la autora.