<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18701410\x26blogName\x3d%C2%BFY+a+ti+a%C3%BAn+te+cuentan+cuentos?\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://sherezadecuentacuentos.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://sherezadecuentacuentos.blogspot.com/\x26vt\x3d3077474063361434245', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

¿Y a ti aún te cuentan cuentos?

 

Photofinish

25 feb. 2012



“Eres demasiado lista para equivocarte”. Y me aguantas la mirada con esa paciencia densa, infinita, que acelera los calendarios y recuerda que tú y yo nunca tuvimos un tiempo determinado. Yo sabía, no me equivoqué, que volveríamos, de nuevo, a esbozar mañanas en un material que nunca alcanzaría tal fecha. Tú volvías, otra vez, y me dejabas un puñado de verdades que yo no aceptaría hasta degustar su veneno por mí misma.

Hace ya mucho de aquél día, de la última vez que te entretuviste contándome los lunares, que volvimos a cometer errores antiguos, de la última vez que besé a la primera persona que quise y me quiso. Hoy has vuelto a repetirme esas mismas cinco palabras con las que consigues abrirme en canal y hurgar directamente en la base de este reloj de arena. Hoy has vuelto para recordarme las únicas tres certezas que se han mantenido desde aquél noviembre febril de mi mayoría de edad. Que siempre me querrías (quizás haya conseguido creerte), que siempre estaría sola y que era demasiado lista para equivocarme. Has vuelto para recordarme nuestra batalla, la que nunca peleamos juntos pero la que siempre nos venció por separado; da igual como lo hagas, da igual que midas las palabras, los pasos, da igual que te dejes la piel, las ganas y que cartografíes el escenario perfecto para que nadie salga herido. No importa, nunca lo hace.

Has vuelto para recordarme el porqué. Todos los porqués. Porque los silencios, porque las noches, porque ciertas caricias que nunca llegan a nacer, porque el hielo, los anclajes y las ganas, porque hay nuncas, cajas y límites, porque muerdo los labios y porque los cierro pero sobre todo porque duele. Porque nunca me oirán decir adiós. Porque siempre estaré sola. Has vuelto y me has recordado que nunca seré como él, ni como ella, ni tan cobarde ni tan mezquina. Has vuelto para recordarme que cumpliste tu promesa y has pedido que yo haga lo mismo con la mía.

Y yo solo puedo decirte que lo intento.


Sonando: “Photofinish” de Zahara. 
 
   

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.




© 2006 ¿Y a ti aún te cuentan cuentos? | Blogger Templates by Gecko & Fly.
Ninguna parte del contenido de este blog deberá ser reproducida sin el consentimiento previo de la autora.