<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18701410\x26blogName\x3d%C2%BFY+a+ti+a%C3%BAn+te+cuentan+cuentos?\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://sherezadecuentacuentos.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://sherezadecuentacuentos.blogspot.com/\x26vt\x3d3077474063361434245', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

¿Y a ti aún te cuentan cuentos?

 

En blanco y negro



"Recuérdame". 

Noté el salto en el latido, la quietud repentina de tu mano, que un segundo antes, desordenaba mis rizos desparramados sobre tu pecho. Sentí la tensión súbita en ese abrazo, hasta ese momento en el límite perfecto entre lo cortés y lo cariñoso. Nunca te había pedido nada; llegaba, follábamos y me marchaba y estaba casi segura de que tú aún no sabías cómo enfocar todo aquello.

"¿Cómo?", exhalaste sin lograr matizar completamente el quiebro en la voz.


- Hazlo como quieras, no importa la etiqueta que me pongas, no se trata de algo romántico. Recuerda lo que quieras, una frase, un gesto, un error. Algo que escribí, algo que dije, algo que sabías que callé. Pero un día, dentro de mucho, recuérdame aunque sea como ejercicio contra el olvido, como una ínfima batalla ganada a la vejez, recuérdame.


Seguía presente algo incierto en el rictus de tu voz aunque tu mano, ahora reposada, se perdía en mi nuca y tus labios buscaban, entre miles, las palabras adecuadas, convencidos de que existían.


- ¿Por qué? ¿Por qué yo?


- Porque te gusta capturar imágenes y apuesto a que recuerdas cada una de tus instantáneas. Nunca me has fotografiado pero recuérdame como si así fuera. En blanco y negro, claro. Porque hace ya tiempo asumí que moriré sola, gruñoña e insoportable, cansada de mirar y ver demasiado. No lo digo con pena, es en parte mi elección. No creo en el amor para toda la vida, soy demasiado adicta al 
cambio para que las raíces profundicen. Es difícil que te recuerden allí donde no pasaste tanto tiempo como para que llegasen a acostumbrarse a ti. Así que no tendré un sitio al que volver y nadie me esperará si me retraso.

El silencio sí esperó. Llegó a acostumbrarse a sí mismo, consciente de su propio protagonismo. No era denso, no era incómodo, era necesario. Solo permitió dos pequeños rasguños en la atmósfera; el eco ligeramente chirriante de los muelles de la cama bajo tu peso y el inconfundible sonido de una réflex. Fotografiando. Recordando.


« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

At 4:29 p. m., Anonymous Aristides said...

lo mas probable sera que te recuerde por el color de tus ojos y pecas.    



At 6:09 p. m., Blogger Beauséant said...

yo siempre sueño en blanco y negro, y mis mejores fotos las imagino así.. el blanco y negro siempre deja mucho más sitios por los que escapar.

No hagas guiones, en el momento menos esperado todo puede cambiar...    



At 9:33 a. m., Blogger Vagamundo said...

Pasar página significa muchas cosas: olvidar no es una de ellas.    



» Publicar un comentario en la entrada
 
   

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.




© 2006 ¿Y a ti aún te cuentan cuentos? | Blogger Templates by Gecko & Fly.
Ninguna parte del contenido de este blog deberá ser reproducida sin el consentimiento previo de la autora.