<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18701410\x26blogName\x3d%C2%BFY+a+ti+a%C3%BAn+te+cuentan+cuentos?\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://sherezadecuentacuentos.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttps://sherezadecuentacuentos.blogspot.com/\x26vt\x3d-1168995772547988053', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

¿Y a ti aún te cuentan cuentos?

 

Café recién molido


Me diste miedo. Y lo dijimos a la vez sin mirarnos siquiera. Dejando caer las palabras hasta los bordes de la mesa, para que escaparan, para que no se notasen. Y ya daba igual todas las calles recorridas, los argumentos y las miradas de reojo, no importaba el aliento de café recién molido, quien esperara en casa o el sillón que se hundía en aquél bar que encontramos de casualidad.

Nunca se me dio bien aguantar las miradas. Y esa es mi excusa, estúpida y escabrosa. Hubo veces en que salí a dejarme los nudillos pero ahora me acomodé jugando a cartas marcadas. Y aunque siempre pierdo era una salida digna. Pero de repente apareces tú y sonríes. Y hablas y sonríes. Nada más. El camino que ya no sé dibujar es aquél que tú ya te sabes de memoria, se te nota desde la primera sonrisa.

No lo esperabas. Y esa es tu excusa. Aunque sabes que mientes a pesar de contener ciertas verdades. El camino que conoces de memoria se te antoja manido y descubres que no quieres tomar atajos. Hubo veces en que salías a pasear sin rumbo, sin intención pero ahora las noches se hacen demasiado largas. Y a veces duelen. Así que sonríes y me miras desde detrás, donde yo escondo a ratos las lágrimas y donde tú sabes, con miedo, que esas lágrimas verdes romperían cada uno de los pasos. Los tuyos y los míos.

Nos dimos miedo. ¿Y ahora qué?
« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

At 11:48 a. m., Anonymous jesus said...

qué bueno. hasta duele de bueno que es.    



At 10:28 p. m., Blogger pájarosporlaboca said...

Después del miedo sólo queda lanzarse a la piscina...

Me encanta leerte, gracias por escribir así.    



At 11:01 a. m., Blogger Beauséant said...

nos dimos miedo, nos contamos mentiras..

en definitiva... vivimos

bueno, muy bueno..    



At 6:02 p. m., Blogger FLOR said...

a mi siempre me da miedo... pero que miedo más maravilloso ¿verdad?    



At 9:48 p. m., Blogger Talk Tonight said...

Qué bonito amiga!!!
Cuánto dolor trasmites con tus últimos post.Espero que hagas caso al comment de Beauséant (me pareció muy bonito y acertado).
Sabes que me encanta volver a leerte una y otra vez (últimamente más espaciada).
Un besazo gordísimo!!!
Nos leemos.    



At 10:34 a. m., Blogger pqueno said...

ahora toca temblar un poco



de miedo

abrazos ausientes y partidos desde el norte    



At 8:17 p. m., Blogger V said...

me gustan tus miedos. y tus lágrimas verdes. bico    



At 6:28 p. m., Blogger Angie said...

Bonito texto, me encanta lo de lágrimas verdes (muy lorquiano).

Un saludo    



» Publicar un comentario
 
   

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.




© 2006 ¿Y a ti aún te cuentan cuentos? | Blogger Templates by Gecko & Fly.
Ninguna parte del contenido de este blog deberá ser reproducida sin el consentimiento previo de la autora.