<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18701410\x26blogName\x3d%C2%BFY+a+ti+a%C3%BAn+te+cuentan+cuentos?\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://sherezadecuentacuentos.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://sherezadecuentacuentos.blogspot.com/\x26vt\x3d3077474063361434245', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

¿Y a ti aún te cuentan cuentos?

 

Nueve

7 may. 2011


Nueve letras pueden arrancarte el aliento y hacer que termines el año llorando. Nueve letras pueden robarte el ritmo subterráneo de tus pulsaciones, haciendo que se te agríen las fuerzas cuando cuelgas las retinas al borde del horizonte. Nueve letras pueden imbuirte en un sueño pesado, lento, y pueden ascenderte, sin que te des cuenta, al noveno infierno de Dante donde toda la verdad aparece abajo, paseando como hormiguitas minúsculas que se convierten en Goliat cuando detienes sobre ellas la mirada. Y tu corazón se pule en piedra, con un brocado siniestro, amargo, aunque a cambio logras que ya apenas duela. Aprendiste bien, quizás no lo que debías, quizás no de la forma en que era necesario pero aprendiste todas esas pequeñas lecciones que las abuelas te susurran y que tú no entiendes en ese momento, cuando los años aún levantan más de un palmo sobre tu cabeza. Ya te lo enseñará la vida. Ahora pienso que el 9 era el número preferido de mi abuela favorita. Y a veces pienso, en ocasiones hasta en voz alta, que nueve letras me salvaron del volcán, de la lengua asfaltada en acero caliente, de los zapatos nuevos. Quizás solo fuera otro tipo de infierno, con unas pocas menos de letras, y quizás sea mejor ver tus propias equivocaciones desde una novena planta que a ras de suelo. Allí, en lo alto, parece que te alcanzan menos.

Sonando: "Lo que te hace grande". Vetusta Morla.

La foto es de
delima[venenodubem]
 
   

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.




© 2006 ¿Y a ti aún te cuentan cuentos? | Blogger Templates by Gecko & Fly.
Ninguna parte del contenido de este blog deberá ser reproducida sin el consentimiento previo de la autora.